lunes, 3 de junio de 2013

Critica, serie, The Walking dead, tercera temporada, 3 temp, 3 temporada, analisis, calificacion, opinion, me gusto, no me gusto, descargar, ver online, español, español latino






TÍTULO ORIGINAL: The Walking Dead (TV Series)

AÑO: 2010-actualidad
DURACIÓN: 45 min.
PAÍS: USA
REPARTO: Andrew Lincoln, Jon Bernthal, Sarah Wayne Callies, Laurie Holden, Jeffrey DeMunn, Steven Yeun, Norman Reedus, Emma Bell, Chandler Riggs, IronE Singleton, Melissa Suzanne McBride, Jeryl Prescott, Andrew Rothenberg, Michael Rooker, Noah Emmerich, Lauren Cohan, Pruitt Taylor Vince, Danai Gurira
GÉNERO: Serie de TV. Terror. Ciencia ficción | Zombis. Futuro postapocalíptico. Gore. Cómic



The Walking Dead, tercera temporada

Ya nadie le teme a los Zombies


La serie continua con la estructura establecida en la cual un grupo de personas dirigidas por el policía Rick Grimes intentan salvaguardar su vida en un mundo apocalíptico en el cual los zombies han tomado la tierra y la raza humana presenta muy pocos supervivientes.

Por otro lado, las complicaciones no cesan ya que los víveres escasean y las necesidades se incrementan. Aparte, recordemos que la mujer de Rick está embarazada por lo que deben encontrar un lugar seguro -donde protegerla de la intemperie- para que pueda dar a luz.

Ahora bien, haciendo un breve análisis de la primera temporada podemos decir que es bastante floja. Es decir, no indaga en el perfil psicológico de su protagonista (Rick) ni en el de los supervivientes. Por otro lado, cabe mencionar que no fue más que una carta de presentación para involucrarnos en el desarrollo de los acontecimientos. Aunque esto tampoco la justifica.

En cuanto a la segunda temporada, podemos decir que alcanza a subsanar todos los errores cometidos en la anterior. Es decir, consigue sumergirnos en los sentimientos de todos y cada uno de los protagonistas. Por otro lado, también expone los conflictos que surgían entre ellos –dentro de los cuales sobresale la rivalidad entre Rick y Shane- dejando un poco de lado las escenas en las cuales solo se dedicaban a masacrar zombies. De más esta decir que la serie había levantado su nivel y se había convertido un producto muy digno. Es decir, había dejado de ser una realizacion donde solo escenificaban combates para tener un contenido introspectivo, mucho más adulto.

Ahora bien, la tercera temporada no consigue superar a su antecesora, no conforme con esto se puede decir que incluso es peor que la primera temporada. Esto se debe a que opto por dejar a un lado el enfoque introspectivo -de cada uno de los personajes- y se concentra solo en lo que le pasa a Rick.

En esta temporada, nuestro protagonista se vuelve despiadado y sin misericordia. De hecho, cada capítulo se focaliza tanto en esto que termina agotando al espectador. En definitiva, es un desperdicio enorme centrarse en solo uno de los personajes porque se margina al resto del elenco y se los hace quedar como cuatros de copas. Solo sirven para decorar los escenarios.

Por otro lado, los conflictos naturales de la convivencia tampoco son tratados como debería y todos se relacionan como si estuviesen viviendo en una especie de paraíso cuando, en realidad, las terribles circunstancias distaban mucho de serlo.

Cabe mencionar que los intentos de sazonar la serie con una pisca de humor también están de más. De hecho, este condimento es utilizado en escenas y circunstancias donde no corresponden y terminan por arruinarlo absolutamente todo. Aparte, esto le resta credibilidad y llega un momento en el cual el espectador observa cosas terribles pero solo atina a reírse ya que la realización resulta -a esta altura- demasiado inverosímil y ridícula.

Aparte, esto no termina de encajar con una temporada que se volvió más gore. Si señores, la sangre abunda junto a los cráneos de zombies aplastados por los borceguís que calzan nuestros protagonistas.

Por cierto, un párrafo aparte merece el villano de esta entrega, me refiero a El gobernador. Se puede decir que si bien su rol es bastante sobreactuado, es el único que consigue salvar a esta entrega del desastre. Lamentablemente no se puede decir lo mismo de su contrincante, me refiero a la mujer afroamericana que empuña una katana. Al decir verdad, el desarrollo de su personaje es tan chato y carente de carisma que pareciera que lo único que puede aportarle a la historia es su llamativa forma de vestir. Una pena.

En pocas palabras, The Walking dead tercera temporada es una producción sumamente fallida. Esta afirmación se cimienta en el hecho de que se centraron solo en Rick y pasaron por alto el desarrollo de los demás personajes. Por otro lado, el intento de mezclar el humor con el gore también deja mucho que desear ya que pareciera que los protagonistas le perdieron el miedo a los zombies.

A modo de conclusión, los sobrevivientes ya no les temen a los muertos vivientes por ende los espectadores tampoco, entonces ¿donde está la gracia? En ningún lado, se perdió. The Walking dead se vino a pique y se convirtió en  una terrible sucesión de escenas plagadas de errores y situaciones que se resuelven de una manera tan infantil que el espectador se sentirá estafado.

The Walking dead tercera temporada es la peor de la franquicia y de seguir de esta manera perderá a todos sus espectadores.







No hay comentarios:

Publicar un comentario