viernes, 30 de enero de 2015

Caminando entre las tumbas POR TU CRITICO DE CINE -análisis, critica, opinión, calificación-. Me gusto, no me gusto. A Walk Among the Tombstones


Título original: A Walk Among the Tombstones  
Año: 2014
Duración: 114 min.
País: Estados Unidos
Director: Scott Frank
Guión: Scott Frank (Novela: Lawrence Block)
Música: Carlos Rafael Rivera
Fotografía: Mihai Malaimare Jr.
Reparto: Liam Neeson, Dan Stevens, Marina Squerciati, Sebastian Roché, Boyd Holbrook, Stephanie Andujar, David Harbour, Briana Marin, Toshiko Onizawa, Purva Bedi, Maurice Compte, Patrick McDade, Luciano Acuna Jr., Hans Marrero, Laura Birn
Productora: 1984 Private Defense Contractors / Cross Creek Pictures / Da Vinci Media Ventures
Género: Thriller. Intriga | Crimen. Drogas. Años 90


Análisis y Critica


Violencia y sangre, si. Ritmo adrenalinico, no

Nuevamente tenemos a un Liam Nesson condenado a llevar adelante el único papel que le ha sido concedido en sus ultimas películas, el de un policía alcohólico en recuperación (citare solo a Non-Stop pero la lista es larga). En esta ocasión es digno mencionar que esta producción (bastante satisfactoria) ha sido dirigida por Scott Frank, a quien conocemos mas como guionista -trabajó en Minority Report, entre otras- que como director. 

Matt Scudder (Liam Neeson) trabaja como detective privado a pesar de que no tiene licencia. Un día recibe un llamado de un vendedor de drogas que solicita de sus servicios a causa de ser victima del rapto de su mujer. Ahora bien, resulta que alguien está secuestrando a las mujeres de narcotraficantes, aprovechando que no pueden recurrir a la policía para hacer la denuncia. El problema es que, después de cobrar el rescate, las matan. 

La película esta basada en una de las obras de Lawrence Block, escritor estadounidense especializado en la novela negra, autor de más de cincuenta libros y 100 relatos cortos. Su creación, el ex policía alcohólico, hizo su aparición en 1976 con Los Pecados de Nuestros Padres e inicio una saga que posee 18 novelas que concluyo con The Night and the Music (2013). Matthew Scudder incluso hizo su debut en la pantalla grande en el film Morir Mil Veces (1986) el cual fue encarnado por Jeff Bridges y contó con guion y dirección de Oliver StoneHal Ashby respectivamente. Así y todo, la película fue un fracaso bochornoso.


En este caso Liam Neeson encarna a un clásico detective de policial negro (estilo Philip Marlowe y/o Sam Spade) por lo tanto la película lleva un ritmo lento y cansino que se aleja bastante de las típicas producciones de acción de nuestros días y se caracteriza por el hecho de que nuestro protagonista cuenta con la ayuda de un compañero impensado: un niño de color que vive en las calles que acude a diversas hemerotecas -para leer viejos artículos de crímenes y delitos acontecidos en el pasado- lugar donde conoce a nuestro héroe. Como ya dije, estamos frente a un thriller de intriga que se toma todo el tiempo del mundo para llegar a las secuencias que todos anhelamos pero que se destaca por tener varias escenas de alto contenido de violencia en el cual la sangre brota a borbotones y no se escatima en brutalidad. Lo paradójico de todo esto es que los villanos (sádicos e ingeniosos) tienen mas peso que el protagonista ya que este es demasiado cansino y tosco. De hecho, el mismo lo admite: muchos de sus casos del pasado los ha resuelto porque la suerte lo ha acompañado.

Calificación: 7/10


No hay comentarios:

Publicar un comentario