viernes, 6 de febrero de 2015

Tu Critico De Cine: Anime Saikano -análisis, critica, opinión, calificación-. Me gusto, no me gusto.



Saikano

Una buena pieza dramática no implica que esta deba estar repleta de mariconeras y llantos a cada rato

Saikano pertenece a aquella categoría de animes malogrados que intentan darnos todo pero solo consiguen brindarnos un poco. A decir verdad, estaba esperando ver una producción que se focalice sobre alguna situación dramática y que lo sepa hacer con buena intuición y de manera moderada. No es el caso de Saikano ya que lo único que nos regala es un mar de lagrimas absolutamente forzado y sin enlaces lo suficientemente sólidos por los cuales estas secuencias deban extenderse tan exageradamente como lo hace.

Saikano es una serie de anime (basada en un manga japones) creado por Shin Takahashi y consta de 13 episodios y 2 OVAS (Saikano Another Love Song). La historia gira en torno a Shuji y Chise dos novios (estudiantes del tercer año) que son victimas del comienzo de la tercera guerra mundial la cual da inicio en el lugar donde viven (la isla Hokkaidō, cercana a la capital Sapporo). En efecto, la historia de nuestros protagonistas es muy triste ya que deben vivir su romance bajo un marco de circunstancias bastante desolador: la tierra es un caos y las naciones intercambian infinidad de ataques entre si para demostrar cual de todas cuenta con el mayor y mejor potencial armamentístico aunque esto de como resultado la extinción de toda la humanidad e incluso la de la tierra misma.


Shuji y Chise son testigos directos de como esta guerra acaba con la destrucción de poblados vecinos e incluso provoca la muerte de sus seres queridos. Pero lo realmente inquietante de todo esto es que la chica descubre que no tiene un origen humano y que no es otra cosa mas que un arma de destrucción masiva que el ejercito japones ha creado para intervenir en aquella guerra y salir victorioso.

¿No es realmente hilarante? Si, así es. Pero lo mas inquietante de todo es como ante cualquier ataque de naciones enemigas esta jovencita pierde su razón de ser y se convierte en una especie de ángel alado que se eleva hacia a los cielos para pronunciar todo tipo de ataque armamentístico para defender el territorio asignado. La controversia de todo esto es que como ella no es consciente de lo que hace termina atacando todo lo que se encuentra a su alrededor incluso a sus propios paisanos (asesinándolos cuando en realidad debería protegerlos). Por otro lado, su apariencia espiritual se contradice de sobremanera con los armamentos que emplea en cada una de las batallas. Es decir, todos esperaríamos que al tratarse de una especie de ángel utilice rayos, fuerzas naturales, energías interplanetarias y/o elementos que coincidan con su investidura pero nada de esto ocurre ya que de su cuerpo brotan las típicas armas empleadas por cualquier soldado de cualquier ejercito (ametralladoras, bazucas, granadas, lanzallamas, pistolas de mano y demás) ¿No cierto que resulta demasiado irrisorio?


En pocas palabras, todo el anime trata acerca de dilucidar si su porcentaje de humana -siendo que se trata de un experimento de laboratorio- es suficiente para enamorarse (o si sus supuestos intereses románticos no son mas que un mero error del sistema). Por ende veremos a Chise en todos y cada uno de los capítulos llorando a moco tendido por no saber si esta capacitada para amar. Esta situación aparte de ser fastidiosa para el espectador resulta en algo que demuestra a todas luces la incapacidad del autor de generar un material realmente profundo y emotivo que nos haga pensar como se aplicaría en nuestras vidas y así quedar grabado en nuestros corazones para siempre. La idea no esta mal pero el desarrollo tan paupérrimo, pobre y genérico lo convierte en un culebrón barato de poca monta que, aparte, y de una manera sumamente malograda, intenta transmitirnos los sentimientos encontrados de su novio Shuji quien esta enamorado de una persona que no solo es un arma de guerra sino que también se encarga de aniquilar y destruir todo lo que tiene a su alrededor (incluso a civiles inocentes de su propio país). Por favor, que alguien le explique al autor de esta pésima obra que una buena pieza dramática no implica que esta deba estar repleta de mariconeras y llantos a cada rato.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada