domingo, 29 de noviembre de 2015

Crítica de cine: Arma Mortal 1


Crítica de cine: Arma Mortal 1


Título original: Lethal Weapon  
Año: 1987
Duración: 105 min.
País: Estados Unidos
Director: Richard Donner
Guión: Shane Black
Música: Michael Kamen, Eric Clapton
Fotografía: Stephen Goldblatt
Reparto: Mel Gibson, Danny Glover, Gary Busey, Mitchell Ryan, Tom Atkins, Traci Wolfe, Darlene Love, Grand L. Bush, Lycia Naff, Bill Kalmenson, Jackie Swanson
Productora: Warner Bros.
Género: Acción. Comedia | Policíaco. Buddy Film

Arma mortal: clásico indiscutible

A poco tiempo de haber sido estrenada Arma mortal tuvo un éxito de taquilla impresionante que la llevo a recaudar 65 millones de dolares en Estados Unidos y 120 a nivel mundial.

El éxito de esta película radico en la difícil relación de dos oficiales de la policía: Martin Rigss y Roger Murtaugh (interpretados por Mel Gibson y Danny Glover respectivamente). El primero es un psicótico depresivo con tendencias suicidas mientras que el segundo es un tranquilo hombre de familia que solo piensa en jubilarse. Paradojicamente y muy al contrario de los que muchos podrían pensar las constantes guerras verbales entre ambos generan risas continuas en los espectadores.

Dirigida por Richard Donner quien supo saltar a la fama luego de su trabajo llevado adelante en Los Goonies (1985) el susodicho tuvo un largo camino que transitar sin saber como encauzar correctamente su carrera. En 1987 volvieron a darle la oportunidad de dirigir a adolescentes a través de The lost boys pero las sucesivas reescrituras del guión lo llevaron a perder el interés.

Todo cambiaría para Donner cuando llego a sus manos el libreto de Lethal weapon (1987) -escrito por Shane Black de tan sólo 22 años- con el cual quedo absolutamente maravillado pero la presencia de Joel Silver, un productor bastante hostil lo hizo desistir de dirigirla hasta que Mark Canton, presidente de producción de la Warner, expulso al conflictivo del proyecto.

Donner acudio a Stephen Goldblatt director de fotografía de The hunger quien la caracterizo por brindarle un estilo naturalista escapando de la sobreiluminación tan característica de estos filmes del genero.


Aunque anteriormente mencione que la cinta posee momentos risueños e hilarantes estamos hablando, ante todo, de un metraje de acción en el cual el clímax brutal esta a la orden del día. De hecho, la escena del intento de suicidio metiéndose un revólver en la boca -llevada adelante por Mel Gibson- hizo llorar a Donner, al operador y su ayudante. Recordemos que estos fueron los únicos que estaban con el intérprete en el momento de rodarla.

Otra secuencia que certifica lo ya mencionado en el párrafo anterior es la del combate mano a mano entre Riggs y Sr.Joshua en el jardín de los Murtaugh la cual cuenta con un montaje extraordinario que lo hace sumamente impactante y adrenalinica.

Arma Mortal marco un hito enorme dentro del cine de este genero no solo por reinventar la estructura de las buddy movies sino por incorporar a la misma un costado mas humano sazonado con diversos gags cómicos que sirven de antesala a determinados clímaxs brutales cuando uno menos se los espera. Ni hablar entonces de la excelente tarea llevada adelante por  Michael Kamen y Eric Clapton quienes supieron musicalizar estas escenas a la perfección.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada