martes, 8 de diciembre de 2015

Crítica de cine clásico: The Strada


Crítica de cine clásico: The Strada

Año: 1954
Duración: 103 min.
País: Italia
Director: Federico Fellini
Guión: Tullio Pinelli & Federico Fellini
Música: Nino Rota
Fotografía: Otello Martelli (B&W)
Reparto: Anthony Quinn, Giulietta Masina, Richard Basehart, Aldo Silvani, Marcella Rovere, Livia Venturini
Productora: Ponti de Laurentiis
Género: Drama | Neorrealismo. Teatro


Un clásico imperdible del Gran Maestro Fellini

La Strada es una obra del maestro Fellini, reconocido por haber sido uno de los pilares del modernismo cinematográfico que incluso abrió las puertas al genero del neorrealismo italiano -cuyos trabajos abarcarían desde Luci dil varietà a La dolce vita-.

Durante su primera etapa dentro de tal genero Fellini se dejaba llevar por una melancolía de carácter optimista, y sus relatos giraban en torno a pequeños grupos de personajes marginales de la sociedad a través de los cuales conseguía transmitir un retrato global de toda Italia.

En su segunda etapa la fatalidad y la tristeza se consumieron al carácter optimista de su antecesora haciendo que cintas tales como El Casanova de Fellini (1976) y/o Ginger y Fred (1985) resultaran de muy difícil degustacion para el publico en general.

Se puede decir que rompió las reglas del neorrealismo e innovo a piacere personal sus normas según lo que buscaba transmitir. Aparte de esto se puede hacer mención de que dentro de sus obras nunca hay cuestionamientos intelectuales ni apetencias literarias marcadas.

The Strada transcurre durante la hambrienta Italia de la posguerra. Zampanó (Anthony Quinn) es un artista circense callejero que al morir su compañera adopta como ayudante a Gelsomina (Giulietta Masina) con quien desarrollara una historia de amor imposible ya que el resulta ser un tipo primitivo, bruto y machista que suele maltratar a su acompañante casi permanentemente pero la cinta no se encarga de denunciar este tipo de comportamiento sino que prefiere focalizarse en la desoladora situación a la cual aquella decadente Italia los estaba sometiendo y como ambos luchaban para sobrevivir.


Se puede decir que tanto Anthony Quinn como Giulietta Masina han desarrollado en este metraje los mejores papeles de sus vidas pero en especial la segunda consigue una ventaja considerada ya que su rol como Gelsomina le hicieron desenfundar un abanico de características tales como la bondad, la inocencia, la tristeza y la alegría como muy pocas podrían hacerlo hoy en día. A pesar de todo esto -y muy injustamente- la cinta fue duramente atacada por un sector de la crítica tildándola de melodramática y folletinesca

"La Strada  es una road-movie que nace de una imagen, un color, una melodía, y crece poco a poco hasta llegar a la embriaguez de orden estético y narrativo, en este caso más cotidiano que fantasioso" (Federico Fellini)

Ganadora del Oscar a Mejor Película de Habla no Inglesa en 1956, las actuaciones y el contenido del film han sido sumamente enriquecidos por la música compuesta por el maestro Nino Rota y la fotografía en blanco y negro de Otello Martelli. Ni hablar entonces que estamos frente a una de las mejores creaciones de Federico Fellini.



No hay comentarios:

Publicar un comentario