domingo, 27 de diciembre de 2015

Crítica de cine: The Equalizer (El Justiciero)


Crítica de cine: The Equalizer 

Año: 2014
Duración: 128 min
País: Estados Unidos
Director: Antoine Fuqua
Guión: Richard Wenk
Música: Harry Gregson-Williams
Fotografía: Mauro Fiore
Reparto: Denzel Washington, Marton Csokas, Chloë Grace Moretz, Melissa Leo, Bill Pullman, Haley Bennett, Dan Bilzerian, Vladimir Kulich, Johnny Messner, Robert Wahlberg, David Harbour, Meredith Prunty, Chanty Sok, David Meunier
Productora: Columbia Pictures / CBS Films / Escape Artists / Lionsgate
Género: Acción. Thriller | Crimen. Mafia. Prostitución. Venganza. Remake




Entretenida, si. Pero muy mediocre.

La magia y el carisma angelical de Denzel Washington permanecen intactos en este film ya que el susodicho consigue sensibilizar y emocionar a la platea pero en este caso estamos hablando de una película un tanto desfasada para tanto talento debido a que han cometido el terrible error de querer vincular la virtud de Denzel con lo paranormal (o poco creíble) obteniendo como resultado un producto confuso y mediocre.

The Equalizer transita por senderos de la talla de El vengador anónimo y Taxi Driver pero con el máximo aliciente de que Washington ha sido dirigido nuevamente por el maestro Antoine Fuqua quien supo hacerlo relucir en su recordada obra Día de entrenamiento.

El metraje esta basado en la serie The Equalizer, cuyas cuatro temporadas fueron emitidas de 1985 a 1989. Robert McCall (Denzel Washington) es un ex agente de la CIA que lleva una vida tranquila -alejado de la violencia- pero el ataque del cual es victima una joven prostituta rusa despertara en el los mas terribles deseos de venganza.


Chloë Moretz nunca entendió su rol interpretando a una trabajadora sexual ya que su labor carece de credibilidad por que no supo manejar bien los códigos de tal ambiente. Aunque ella es muy importante por dar el pie para el desarrollo del relato posteriormente es dejada a un lado y la historia toma otros rumbos.

Denzel Washington, por su parte, interpreta a un tipo de pocas palabras -pero cuyas miradas consiguen transmitir introspección, calma, serenidad y sabiduría-  que esta sumamente concentrado en llevar una vida austera y disciplinada. Aun así, su máxima obsesión es cronometrar todas y cada una de las acciones que suele llevar adelante cotidianamente. Como era de esperar, esta característica le servirá de sobremanera a la hora de enfrentarse a los mafiosos rusos que regentean clubes nocturnos y manejan una red de prostitución.  

La película en si es entretenida y tiene como máxima virtud estar muy bien narrada pero peca de ser demasiado inverosímil y esto no hace mas que asestarle un golpe mortífero a la obra magistral de actuación llevada adelante por el señor Washington dando como resultado un producto fallido, mediocre y un tanto infantil (poco adulto).
Calificación: 5/10



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada