martes, 26 de abril de 2016

Porque prefiero ver Sailor Moon antes que Dragon Ball Super


Porque prefiero ver Sailor Moon antes que Dragon Ball Super

Sailor Moon es una serie shojo que durante muchísimo tiempo (mas de 20 años) me resistí a ver porque consideraba que no era mas que una estupidez que fusionaba un culebrón romántico con artes marciales. Hace mas de dos semanas decidí darle una oportunidad y a pesar de que voy tan solo por el capitulo 15 puedo llegar a afirmar que prefiero ver Sailor Moon antes que Dragon Ball Super.

Se puede decir que es asquerosamente estructurada -siempre ocurre lo mismo-: un grupo de malignos busca robar la energía de la humanidad. Luego, Sailor moon y sus compañeras les arrebatan el plan venciendo a una villana de turno y todo vuelve a la normalidad.

Lo que si tiene de bueno para contrarrestar lo ya mencionado es que los personajes y las situaciones a las cuales se enfrentan nuestras scouts son muy carismáticas y entretenidas. Por otro lado, algo muy efectivo de esta serie es que se evitar estirar situaciones y/o diálogos innecesariamente por lo que todo resulta sumamente divertido, sencillo y hasta espontaneo por decirlo de alguna manera.

En cuanto a la musicalizacion se puede decir que es el apartado mejor conseguido ya que logra trasladar lo que vemos en pantalla de una manera tan épica que incluso ensalza situaciones que serian de mera rutina de una forma colosal  e impensada. La definiría en una palabra: legendaria. 

Es increíble que una animación de hace 20 años sea superior en cuanto a detalles y puesta en escena que una actual en la cual se dispone de la tecnología mas avanzada. Así es, Sailor Moon tiene una calidad sumamente disfrutable incluso en nuestros días. 

La serie resulta bastante hilarante por momentos sin apelar ni al chabacanerismo ni al sexismo y aunque resulta ser bastante infantil consigue robarnos mas de una sonrisa pero también se destaca por no faltarse el respeto a si misma ni a los fans para resultar graciosa.

Ahora veremos, en unos pocos items, y porque no vale la pena escribir demasiado, porque esta nueva versión de Goku y compañía no es otra cosa mas que un fétido aborto mal llevado a cabo:

-Dragon Ball Super comenzó mal torturándonos (durante muchos episodios) con lo que ya vimos en las dos películas de 2013 y 2015 respectivamente
-Cuando comienza el arco de Champa pareciera que lo nuevo nos sorprendería pero no, se apela nuevamente al torneo de las artes marciales pero esta vez inter-universal.
-Acude a la nostalgia pero de una manera ñoña y demasiado infantil.
-Los personajes carecen de carisma y sus diseños son espantosos.
-Los capítulos son alargados como chicle.
-La música es bobalicona y de calesita (carrousel).
-La animación paupérrima del capitulo 5 jamas la olvidaremos y aunque posteriormente halla mejorado sigue pecando de ser poco detallista.
-No es tan graciosa como nos la vendieron y jamas se toma en serio a si misma riéndose también de los fans de la saga.

Conclusión: Sailor Moon supera ampliamente a Dragon Ball Super en los siguientes apartados: los personajes son carismáticos, los capítulos no se estiran como chicle innecesariamente (son cortitos y al pie), la música es épica, la animación esta muy bien hecha y por sobre todas las cosas resulta sumamente entretenida y graciosa.



No hay comentarios:

Publicar un comentario