domingo, 2 de octubre de 2016

Poliladron: la serie que revoluciono a la Tv argentina


Poliladron: la serie que revoluciono a la Tv argentina

El sueño de Adrian Suar era llevar a la pantalla chica una serie policíaca que incluyera lo mejor del genero -tiros, persecuciones, combates cuerpo a cuerpo y por sobre todas las cosas muchas explosiones- . Sin lugar a dudas, algo que nunca se había visto en nuestra televisión argentina no solo porque esta se abocaba a otro tipo de programación sino porque la misma costaría astronómicos gastos de producción. Sin embargo todo esto se consiguió en una serie que revoluciono a nuestra tv para siempre: poliladron.

Se sabe que, antes de presentar el proyecto en canal 13, Adrian Suar dedico mucho de su tiempo libre a ver diversas series y películas de acción de los 80 y 90 para captar la esencia de las mismas; Posteriormente acudió a su pareja de entonces -la super modelo Araceli Gonzalez- para pedirle un préstamo para financiar su proyecto a lo cual ella accedió. El resto es historia.

Mas allá de la seriedad del asunto Poliladron se enfocaría en el lado humorístico por sobre la solemnidad del policial y esto se nota desde el capitulo uno. Ahora bien, es precisamente esta determinación la que la hace un poco difícil de ver durante los primeros episodios ya que nada todo se tornaba muy inverosímil  y daba a pensar que al espectador se le estaba tomando el pelo.

El comienzo de la serie fue demasiado bizarro porque nuestra tv no estaba acostumbrada a llevar adelante este tipo de producciones por lo que los errores saltaban a la simple vista: pésimas actuaciones, malos manejos de las armas de fuego por parte de los protagonistas, historias de mafiosos y gangsters barriales que daban vergüenza ajena, musicalizacion poco acorde a lo que estábamos viendo, persecuciones y efectos especiales de terror y por sobre todas las cosas un romance llevado a cabo entre Adrian Suar y Laura Novoa muy poco desarrollado a nivel introspectivo que daba la impresión de no poder madurar porque su estilo adolescente pronosticaba no ir para ningún lado.

Ahora bien,  aunque el romance entre los protagonistas era una sucesión de histeriqueos este resultaba sumamente entretenido debido a que se desarrollaba en situaciones irrisorias y juveniles. Así y todo el espectador solo pudo respirar en paz e incluso sentir una sensación de tranquilidad recién cuando nuestros protagonistas consiguieron alcanzar una resolución de índole carnal. Cabe destacar que es mas que obvio que el hecho de que una de las partes sea perteneciente al cuerpo de la policía y la otra sea un delincuente les iba a traer muchos conflictos y sufrimientos, a pesar de esto la tira daba a pensar que el relato jamas tomaría semejante seriedad. Pero si, lo hizo.

El punto mas flojo de la serie es que El Nene Carrizo, directa o indirectamente, siempre esta en el centro de todos los desmadres delictivos y digo esto porque estamos hablando de un mero raterito barrial por lo que es difícil asimilar que todo siempre gire en torno a su persona cuando al fin y al cabo no estábamos hablando de Al Capone.

Aun sabiendo que era un delincuente la madre del nene (Adriana Aizemberg) cumplía un rol fundamental a la hora de sostener y proteger a su hijo en las buenas y en las malas. No era la primera vez que ella tendría que lidiar con sobresaltos de esta índole ya que su esposo también era ladrón. Por lo tanto estamos hablando de una herencia plenamente familiar.

Otro de los aliados incansables del El Nene Carrizo seria su mejor amigo, el tarta (Diego Peretti), un tipo de fierro que lo quería como si fuera su hermano que también estaba metido en la delincuencia pero era bastante mas inocente e ingenuo e incapaz de liderar un atraco como si lo hacia nuestro protagonista. Por otro lado es imposible no citar a Dana (Roberto Mosca) un viejo amigo del Nene -que posteriormente se convertiría en su padrastro- que siempre estuvo dispuesto ayudarlo y a encubrirlo de la policía cuando este lo necesitaba. De hecho, su bar servia de centro de operaciones de delincuentes y fugitivos de la justicia. Por ultimo pero no menos importante citaremos al ambiguo Heraclito (Guillermo Marcos), un buche tanto de la policía como de los ladrones que según quien le pagase le hacían ponerse a favor o en contra del nene Carrizo. En la mayoría de las veces obraba como amigo pero también solía ponerse en su contra.

Mas allá de que siempre se dedico a cometer hurtos y estafas, El Nene Carrizo era utilizado como un doble agente por el cuerpo de policías a cambio de mantener su libertad. Su misión era infiltrarse en las bandas para desbaratar actos delictivos. Odiado y amado (solo por momentos) por los integrantes de la fuerza, muchas veces debió obrar en contra de sus propias convicciones y esto fue algo que le peso mucho durante todo el transcurso de la serie. 

Dentro de la brigada había dos personajes que estaban por encima del resto, por un lado me refiero al Comisario Chape (Osvaldo Santoro) y por el otro al Sub-comisario Cedres (Horacio Ranieri). El primero solía vivir estresado y gritando a causa de los errores de sus subordinados y de como los casos delictivos se iban tornando cada vez mas difíciles de resolver. Tenia especial predilección por la agente Vega a quien solía cuidar y proteger como si fuese una hija. El segundo fue la piedra de tropiezo mas grande a la cual se tuvo que enfrentar el nene carrizo para ganarse el amor de la protagonista de la historia ya que había tenido con ella un romance en el pasado y solía hacer lo imposible para reconquistarla y alejarla del Nene. No se limitaba tan solo a esto sino que solía tenderle cientos de trampas para hacerlo quedar preso definitivamente. A continuación nombrare el elenco que protagonizo al resto de agentes de la fuerza del orden: Alejandro Fiore como el negro Rodríguez, Alejandra Darín como Marta D'onofrio, Martín Seefeld como Néstor Córdoba, Federico D'Elía como Martin "el chino" Cubasca y Andrea Pietra como Marcela Espina.

En Poliladron la historia de amor era el platillo principal pero muy a la par tenia como anexo una historia de venganza por parte del Nene quien buscaba desesperadamente obtener revancha por la muerte de su padre quien había sido asesinado por el mafioso mas peligroso por aquel entonces. Me refiero a Marcos (Salo Pasik), su enemigo numero uno. Finalmente un giro de tuercas, sin quitarle la culpabilidad al ya mencionado, torna como segundo enemigo a vencer al forajido Ibañez (Claudio Rissi) quien comenzara una lucha encarnizada contra El Nene Carrizo y lo convertirá en el centro de la historia. En este sinfín de vaivenes de maldad surge una femenina que se convierte en un personaje feroz del que nadie esperaba tal grado de magnitud de ferocidad y demencia. Me refiero a Camila (Jessica Schultz). 

Poliladron contó con 3 temporadas que duraron de 1995 a 1997 y fue producida por Pol-Ka Producciones. Fue un verdadero éxito que cambio la historia de la tv argentina por su alto presupuesto y por el nivel de euforia que desato en todos los espectadores.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada